«El día 28 de abril pasado tuvo lugar el acto de entrega del Premio Habecu “General Nieva” en su 6ª edición, correspondiente al año 2022. El acto se celebró en el salón de actos de la Asociación Pro- Huérfanos de la Guardia civil, cuya amplitud y modernidad contribuyó a la vistosidad del acto.»

A las 17 horas comenzaron a llegar los invitados, aposentados por miembros de Habecu que se ofrecieron para ese cometido y que posteriormente actuaron como azafatos en la entrega de Premios y distinciones. La asistencia fue muy numerosa, llegando casi a llenar por completo el amplio salón.

El acto fue presentado y conducido por el periodista Don Roberto Brasero, en el que se da la circunstancia de ser hijo del Cuerpo y la de haber sido estudiante en la residencia de estudiantes de la Asociación Pro-Huérfanos. La presidencia fue ostentada por el Teniente General Director Adjunto Operativo, Excmo. Sr. Don Pablo Salas Moreno, acompañado por los también Tenientes Generales Jefes de los Mandos de Operaciones y Personal, Excmos. Sres. Don Félix PREMIO HABECU Jesús Blázquez González y Don Manuel Llamas Fernández, respectivamente, y por el Presidente y Vicepresidente Nacional de Habecu, Don Francisco Almendros Alfambra y Don Ricardo Llorente Hernán-Gomez. El presentador dio en primer lugar el uso de la palabra al Presidente Nacional, que pronunció el discurso que se transcribe a continuación:

Discurso del Presidente en el VI Premio Habecu “General Nieva”

Excmo. Sr. Teniente General Director Adjunto Operativo de la Guardia Civil. Excmos. Sres. TG Jefe del Mando de Operaciones, TG Jefe del Mando de Personal, Vicepresidente Nacional de Habecu, Almirante General, Generales, autoridades civiles y militares, Sres. Oficiales, Suboficiales y Guardias Civiles, miembros de la Junta Directiva Nacional, Presidentes de las Sedes, Socios Honorarios y Protectores, compañeros y hermanos de Habecu, con mención especial a los miembros de la Sede de Cáceres recientemente constituida y que por primera vez acuden a este acto, premiados Don Ángel Expósito Mora, Helena y Marina, nuevos Socios Honorarios, señoras y señores.
La Hermandad de Amigos del Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil (Habecu) se honra en recibirles, les da su más cordial bienvenida y agradece su presencia en tan importante ocasión para nosotros. Nuestro agradecimiento a las autoridades asistentes y a los miembros del Jurado, que han querido poner a disposición de Habecu su prestigio y sabiduría. Gracias también a las empresas que han colaborado en esta celebración. Y, naturalmente, mi gratitud a Don Roberto Brasero por aceptar nuestra petición de conducir el desarrollo de este acto. Estoy seguro de que se siente en casa porque aquí sigue estando su residencia de estudiantes. Recordamos con afecto y respeto al General Nieva, nuestro fundador, que da nombre a este Premio y dedicamos también un afectuoso y emocionado recuerdo a nuestros hermanos fallecidos desde la entrega de la edición anterior.

Aunque muchos de los presentes ya nos conocen, quisiera exponer brevemente qué es y qué hace Habecu. Habecu, la Hermandad de Amigos del Benemérito Cuerpo es una congregación de devotos de la Guardia Civil. El único requisito para pertenecer a Habecu es querer y respetar a la Guardia Civil, sin que importe la procedencia ni la condición económica, cultural, social o lugar de residencia. Somos civiles con un reducido número de Guardias Civiles retirados situados en las distintas sedes para mostrarles cómo acercarse a la Guardia Civil para mejor servirla. Somos personas normales a los que nos une el amor al Cuerpo. Gente sencilla, que practica la austeridad en nuestra dedicación a la Hermandad y que pone sus siempre limitados recursos al servicio estricto de los fines estatutarios. Y somos gente discreta. No nos interesamos en quienes gustan de hacer exhibición de actitudes y signos patrioteros, sino en aquellos que se identifican con las virtudes serenas y firmes que distinguen a la Guardia Civil. En personas que asuman con naturalidad su cualidad de español y que con su conducta responsable puedan ser ejemplo de ciudadanía y muestren el cauce por el que encaminar su legítimo sentimiento nacional a aquellas otras que, por desconocimiento, timidez o disuadidas por el ambiente, aún no han dado el primer paso.

Hablamos en el lenguaje de siempre y eludimos el inclusivo porque, además de ridículo, transgrede las reglas gramaticales y persigue el objetivo perverso de difuminar las referencias que toda persona necesita, con el fin de hacerla manejable y sin criterio. Amamos nuestras tradiciones porque laten en lo más profundo del ser español y nos resistimos a que ese nervio ancestral que configura nuestra personalidad colectiva se vea debilitado a través de novedades importadas o inventadas por las llamadas vanguardias culturales, que carecen de la autenticidad de lo nuestro. Bien está la globalización pero no a costa de desdibujar el carácter que nos identifica como nación. Creo que en este somero perfil de normalidad caben la mayoría de los españoles, a menos que la normalidad sea ya otra cosa. Nuestra máxima aspiración es servir a la Guardia Civil y ayudar a los Guardias Civiles y solo al servicio de este propósito cobra Habecu su auténtico sentido. Y para hacerlo realidad, se ha marcado:
  • Difundir el conocimiento de la Guardia Civil y de su permanente acción benefactora, mediante conferencias, seminarios, mesas redondas y actividades similares.
  • Promover y fomentar en la sociedad la práctica de las virtudes que adornan al Cuerpo mediante actuaciones tendentes a incentivar el esfuerzo y el sacrificio, como Premios a los mejores expedientes académicos en los hijos del Cuerpo y a los servicios más arriesgados y beneméritos de los guardias.
  • Apoyarlo en el cumplimiento de sus objetivos, enalteciendo su nombre y favoreciendo su imagen, premiando artículos o publicaciones que lo ponderen, erigiendo monumentos en su honor, ofreciendo a las Unidades uniformes, banderas o guiones que acrecienten su brillo u organizando actos como este mismo.
  • Y ayudar a los Guardias Civiles, especialmente a los retirados y mayores, organizando programas de ocio para ellos, recaudando fondos para atender necesidades extraordinarias o dignificando la memoria  de guardias fallecidos.
Somos, en fin, españoles, que amando a la Guardia Civil amamos a España, pues no hay institución que mejor la encarne ya que, como España, es una y diversa: la misma en todo el territorio pero gallega en Galicia, catalana en Cataluña y castellana en Castilla porque nace y crece mezclada con la sociedad a la que sirve.

Entendemos, por tanto, nuestras actividades a su servicio, dicho con toda humildad, como una manera de hacer patria, tarea siempre necesaria y más aún en esta difícil encrucijada de nuestra historia en que la mentira, el relativismo y el hedonismo, amenazan con ahogar nuestros valores tradicionales.

En nuestra Hermandad y en el espacio social en que se mueve, es palpable una honda preocupación por el declive de España y el lógico temor ante lo incierto de su futuro. La grandeza y el poderío de España quedaron en su sinigual historia, pero hoy, por razones solo atribuibles a los españoles, es un país exánime, debilitado en lo económico y en lo moral, irrelevante, cuando no humillado, en el mundo, cuarteado en su unidad y entristecido, donde el pícaro tiene paga, la necedad se hace dogma y autoridad el incapaz, donde el delito es un derecho, la ley es burlada sin disimulo por sus propios custodios, las instituciones desacreditadas, la seguridad de la nación se pone en manos enemigas y la libertad un Don en franco retroceso.
Todos somos culpables, unos por acción, otros por omisión y la mayoría por comodidad, si no por complacencia. Y también de todos es la responsabilidad de tomar el futuro en nuestras manos. No basta con votar. Hay que fortalecer la democracia cada día cumpliendo nuestras obligaciones como ciudadanos, exigiendo que los responsables institucionales cumplan las suyas y dando testimonio público de nuestra repulsa a los desafueros. No basta con alzar la voz por perjuicios materiales. También por las burlas a la ley, por los ataques a la libertad, por la perversa manipulación del lenguaje, por la degradación de las instituciones, por el adoctrinamiento de nuestros hijos, por las afrentas a los españoles y a la dignidad de nuestra nación. Y hay que hacerlo por patriotismo o, si la palabra sobresalta, en legítima defensa. Porque nuestra defensa es la de España. No podemos abandonarnos a quienes nos ignoran o nos agravian. Hemos de ser actores y no figurantes, asumiendo la incomodidad que conlleva. Solo así recuperaremos nuestra nación.
Doy aquí testimonio del compromiso de los hombres y mujeres de nuestra Hermandad y que sienten en propia carne la amargura de España porque España son, en ella se complacen y a ella se deben. Todos ellos con su propio color político, pero con el mismo ideario, el que Habecu toma prestado de la Guardia Civil, al que cualquiera puede sumarse, y que puede resumirse en una estrofa de su Himno: Viva España, viva el Rey, viva el orden y la ley:
  • Viva España, nuestra Nación y Patria común, herencia recibida que hemos de llegar a nuestros hijos unida en su rica y fecunda diversidad.

  • Viva el Rey, como real persona y como símbolo y cabeza de nuestra organización política, la Monarquía Parlamentaria, establecida así en la Constitución.

  • Viva el orden, o lo que es lo mismo, la paz social, preservada de manera muy principal por la Guardia Civil, para asegurar el pleno ejercicio de los derechos

    y libertades de los ciudadanos.

  • Y la Ley cuya inexcusable y estricta observancia por todos es la única garantía de nuestra democracia y de una cívica y pacífica convivencia.

Pero, aparte del respeto a la ley, ha de existir en la persona el impulso interior que mueve a obrar de acuerdo con la ética y la moral y que conduce los comportamientos en armonía con la recta conciencia. Es de esta fuente, esencialmente humana, de donde brotan el honor, la firmeza, la constancia, la lealtad, la abnegación, el afán de servicio, y también la cortesía, la verdad y el respeto, valores y virtudes que adornan a la Guardia Civil y a cuya ejercicio se muestra renuente la sociedad actual aunque aún los reconozca allí donde se encuentran y honre a quien los practica. Es así por lo que VIVE HONRADA LA GUARDIA CIVIL.

Don Ángel Expósito Mora también ha honrado a la Guardia Civil. En sus diarias intervenciones a través de la radio, así como en sus artículos y reportajes a lo largo y ancho de este mundo, sigue con proximidad y respeto la ejecutoria del Cuerpo y relata sus actuaciones de la forma llana, directa y humana que le caracterizan. Sus noticias sobre este muestran siempre el matiz delator de su afecto hacia él y de la comprensión de la dificultad de su servicio, no centrando su atención solo en las acciones de alcance nacional sino también en aquellas que tienen lugar fuera de nuestras fronteras, de las que apenas se tiene noticia, así como en los hechos pequeños de color local, pero que muestran la veta humana y abnegada de los Guardias Civiles, aquella que les acerca a la gente a la que sirven.

Es por ello que el Jurado le ha declarado merecedor del Premio Habecu General Nieva 2022 y por lo que le expresamos nuestra sincera felicitación y nuestro agradecimiento por aceptarlo.
Hoy no podrá honrar en su programa a la Guardia Civil, pero lo hace aquí con su presencia.

Felicito también a Helena, hija del Guardia Civil Don Miguel Ángel Rodríguez Vargas, del Puesto de Posadas, en la Comandancia de Sevilla y a Marina, hija del Guardia Civil Don Victoriano Díaz Díaz, perteneciente a la Academia de Guardias de Baeza, que presentan el mejor expediente académico de la ESO en los cursos escolares 2019-2020 y 2020-2021, respectivamente, entre los hijos de Guardias Civiles de todas las Unidades y Centros de Enseñanza en cuyo demarcación existe una Sede de Habecu. Ellas son un ejemplo de esfuerzo y de constancia que nos mueve al optimismo.

Es llamativo que el 90% de los candidatos a estos Premios hayan sido chicas. Quizá empieza aquí y así el auténtico feminismo.

Mi más sincera felicitación a Helena y a Marina. Y a sus padres porque mucho tienen que ver en el éxito de sus hijas. Expreso también mi felicitación y mi bienvenida a las filas de HABECU a los nuevos Socios Honorarios Don Ramón Rodríguez Arribas, Don Francisco Marhuenda García, Don Antonio Jiménez Martínez, Don Antonio Nadal Homar, Don Antonio Salvá Verd, Don Carlos García Hirschfeld y Don José Andrés Campón Domínguez, lamentando la obligada ausencia de Don Ramón Rodríguez Arribas, de Don Antonio Nadal y Don Francisco Marhuenda. Y termino agradeciendo de nuevo a todos su presencia y a mi General su presidencia. Muchas gracias.

Madrid, 28 de abril de 2022
A continuación, y después de ser leídos por el Secretario Nacional los acuerdos de la Junta Directiva Nacional concediendo los nombramientos de Socios Honorarios y los Premios a la Excelencia Académica en la ESO para hijos del Cuerpo, el presentador llamó a: Don Antonio Jiménez Martínez, periodista , cuyo nombramiento le fue entregado por el Teniente General Llamas, Jefe del Mando de Personal. En su intervención el Sr. Jiménez agradeció el nombramiento, que aceptaba con gran satisfacción, y dijo que él también se sentía un devoto de la Guardia Civil, que en su vida personal y profesional siempre ha procurado expresar su afecto y apoyo a su trabajo de seguridad y humanitario, sentimiento que compartimos los presentes como compartimos sus ideales y valores, así como durante muchos años fuimos partícipes y solidarios con el dolor de tantos de sus miembros y de sus familias por la lacra del terrorismo y que no debe olvidarse jamás como tributo a esos guardias caídos en el cumplimiento de su deber ahora que se intenta maquillar el grave daño causado. Demasiada ignominia y demasiado odio como para hacer ahora borrón y cuenta nueva como se pretende. Ahora más que nunca seguiremos apoyando mal que les pese a los que siguen haciendo cosas que nos hielan la sangre y seguiremos reclamando memoria, dignidad y justicia.

A continuación recibió su nombramiento Don José Andrés Campón Domínguez , Coronel de la Guardia Civil, de manos del Vicepresidente Nacional Don Ricardo Llorente. En su intervención el Coronel Campón dijo que su papel en la gestación y constitución de la Sede Habecu en Cáceres fue muy pequeño como para merecer el nombramiento de Socio Honorario, pues se limitó a encontrar a las personas que llevadas de su amor al Cuerpo se decidieran a poner en marcha la nueva Sede, que será positiva para la Guardia Civil, para los cacereños que sientan afecto por el Cuerpo y para Habecu.

A Don Ramón Rodríguez Arribas, Vicepresidente que fue del Tribunal Constitucional, le entregó el nombramiento el Teniente General Don Pablo Salas, tras lo cual dijo que siempre había estado ligado a la Guardia Civil, primero viviendo en un cuartel, luego como Juez en el desarrollo de su función jurisdiccional, después como Guardia Civil Honorario, que es el nombramiento más importante que ha tenido en su vida, que siempre ha procurado servir los ideales de la Guardia Civil, que canta el himno sabiendo lo que dice del honor, de una cierta arrogancia y del amor a España y a su gente, que a ese servicio se presta y entiende que el Cuerpo es en estos momentos la columna vertebral de España y Habecu es uno de sus instrumentos para que llegue al pueblo llano y por eso agradece tanto el nombramiento.

El Presidente Nacional Don Francisco Almendros entregó su nombramiento a Don Antonio Salvá Verd, padre del Guardia Salvá, asesinado por ETA. En su intervención posterior dijo que no había hecho mérito alguno para recibir su nombramiento, que el mérito era de Carlos y Diego (su hijo guardia civil y un compañero asesinados por ETA en Mallorca). Lo único que puede hacer y así lo hará es luchar con todas sus fuerzas para que su memoria no se pierda nunca.

Don Carlos García Hirschfeld, periodista, recibió su nombramiento de manos del Teniente General Jefe del Mando de Operaciones, Don Félix Blázquez y en su intervención dijo que recibía el nombramiento como una distinción a la gente de su empresa, La Nuez Producciones, que mantiene una colaboración constante con la Guardia Civil de Tráfico a través de su iniciativa Seguridad Vital, que agrupa personas e instituciones que en España están comprometidos con la reducción de los accidentes de tráfico, que sienten como compañeros a los Guardias de Tráfico. Ponderó el trabajo excelente de la Guardia Civil y tratan de incorporar a sus programas Guardias Civiles para trasladar el mensaje de que la Guardia Civil sanciona pero ayuda y vigila pero protege, que hay que desterrar el sentimiento de compasión por el sancionado y fomentar el de aplauso al sancionador para acercarse al objetivo cero de accidentes. Recordó a los guardias de Tráfico fallecidos en acto de servicio y el drama de sus familias y finalmente que reciben este nombramiento como un honor.

Los Socios Honorarios Don Francisco Marhuenda García y Don Antonio Nadal Homar no pudieron acudir personalmente a recoger sus nombramientos. Terminada la entrega de nombramientos de Socios Honorarios, Don Roberto Brasero llamó a: Helena María Rodríguez Barrera, hija del Guardia Civil Don Miguel Ángel Rodríguez Vargas, destinado en el Puesto de Posadas, en la Comandancia de Sevilla, para recibir el Premio a la Excelencia Académica en la ESO, correspondiente al curso 2019-2020, en el que obtuvo una nota media de 10. La entrega la hizo el Teniente General Jefe del Mando de Personal, Don Manuel Llamas. A continuación Helena pronunció unas palabras en las que agradeció a Habecu la iniciativa de apoyar a la Guardia Civil y a los Guardias y aseguró que este Premio será para ella un estímulo para seguir trabajando en el futuro. Y acto seguido a Marina Díaz Carrasco, hija del Guardia Civil Don Victoriano Díaz Díaz, destinado en la Academia de Guardias de Baeza, para recibir el Premio a la Excelencia Académica en la ESO, correspondiente al curso 2020- 2021, en el que obtuvo una nota media de 9,99. Hizo la entrega el Teniente General Jefe del Mando de Operaciones, Don Félix Blázquez. También Marina intervino brevemente para agradecer la Junta Directiva Nacional la concesión del Premio y a Habecu, a la que llamó Asociación Benemérita, las iniciativas que lleva a cabo para apoyar a los guardias y a sus hijos, constituyendo así una gran familia además de la de cada uno. Llegó entonces el momento principal del acto. El presentador llamó al Secretario del Jurado, Don José Luis García-Mochales Correa para que leyera su veredicto, que es el texto que figura a continuación:
Los Estatutos de la HERMANDAD, en su artículo 25, instituyen el Premio GENERAL NIEVA para “reconocer los méritos de quienes se hayan distinguido por publicar libros, poemas o artículos, elaborar obras de arte u organizar actos sociales o culturales o llevar a cabo acciones en las que se ensalce la permanente labor benefactora de la Guardia Civil, contribuyan a enaltecer su nombre y favorecer su imagen o sirvan para difundir sus acciones beneméritas y el abnegado servicio que prestan sus miembros al pueblo español”. Reunido el Jurado, a las doce horas del día 17 de marzo de 2022 en los salones de la Asociación Pro Huérfanos de la Guardia Civil, situados en la calle Príncipe de Vergara número 248, de la ciudad de Madrid, integrado por los Excmos. Sres. Don Juan José González Rivas, Presidente Emérito del Tribunal Constitucional, Don Francisco Díaz Alcantud, Teniente General de la Guardia Civil retirado, Don Miguel Garrido de la Cierva, empresario y Presidente de CEIM, Don Jesús Martín Ramírez, Catedrático de la Universidad Nebrija y Don Ernesto Sáenz de Buruaga, Periodista y Escritor, y actuando como Secretario Don José Luis García-Mochales Correa, ha adoptado el siguiente fallo.
FALLO

“El Jurado, del que fue elegido Presidente, con arreglo al Punto 4 de las Bases para la Concesión del Premio, el Excmo. Sr. Don Juan José González Rivas, Presidente Emérito del Tribunal Constitucional , ha acordado por unanimidad conceder el Premio Habecu General Nieva en su sexta edición a Don Ángel Expósito Mora, por la relevancia, interés y repercusión de sus noticias, opiniones e informaciones periodísticas y su dedicación a la información sobre la Guardia Civil, lo que le ha convertido en una de las personas que trata con mayor calidad y profundidad las actuaciones del Cuerpo y de sus miembros , destacando en la batalla mediática reivindicativa de la actuación digna y sacrificada de las Fuerzas de Seguridad y especialmente de la Guardia Civil. Por todo ello, el Jurado entiende que Don Ángel Expósito Mora ha contribuido a la consecución de la imagen de Institución moderna y ejemplar de que goza hoy el Cuerpo de la Guardia Civil y a enaltecer su nombre, difundiendo sus acciones beneméritas.”
El premiado, el periodista Don Ángel Expósito Mora, recibió el Premio de manos del Teniente General Director Adjunto Operativo, Don Pablo Salas Moreno. En su intervención posterior, Don Ángel Expósito dijo que se sentía encantado de que el presentador fuera un colega de Onda cero, emisora con la que compite la suya, que solo se considera un periodista que intenta contar sincera y honestamente las cosas que pasan y lamentó que las autoridades pongan dificultades a programas que, de realizarse, llevarían a conocimiento de la sociedad y a valorar, en consecuencia, las meritorias actividades de la Guardia Civil y otras instituciones en el ámbito de la inmigración y en otros de interés social. Lamentó recibir el Premio el mismo día en que se permite el acceso de partidos separatistas a los secretos del Estado, expresó su admiración hacia los miembros de la comunidad de la información e inteligencia, celebró la presencia de muchos periodistas en el acto porque los periodistas deben estar con la Guardia Civil y esta con los periodistas y confesó sentirse muy honrado con el Premio recibido.

Finalmente, el presentador dio la palabra al Teniente General Director Adjunto Operativo, Don Pablo Salas Moreno, que se dirigió a los presentes diciendo que es un honor para él estar de nuevo con Habecu para dar los Premios en recuerdo del General Nieva al que tuvo el gusto de conocer. Sus palabras fueron de agradecimiento hacia los presentes, todos amigos de la Guardia Civil y hacia Habecu, cuyo objetivo es mejorar, engrandecer a la Guardia Civil aprovechando el impulso de la sociedad civil, iniciativa que merece el reconocimiento de los que llevan el verde en el uniforme y en el corazón.

Se refirió a los valores que practica la Guardia Civil desde su fundación y que nos hacen recordar a todos aquellos que han estado antes que nosotros haciendo lo mismo y que han logrado poner a la Institución en el lugar que le corresponde y que en una realidad tan convulsa y difícil como la actual logran cumplir satisfactoriamente su cometido y ser, además, la institución más reconocida por los ciudadanos y el pronóstico feliz para todos ellos. Cree en un futuro mejor para el Cuerpo porque la preparación de sus miembros mejora día a día y les pone en situación de afrontar las dificultades de su misión con mayor garantía. Terminó agradeciendo a Habecu su capacidad para aglutinar en torno a la Guardia Civil a todos los que la quieren y dando por finalizado el acto.

Terminado este, los asistentes compartieron un vino de hermandad en las instalaciones del antiguo colegio.
Categorías: Noticias

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.